sábado, 25 de octubre de 2014

Breve y bueno, dos veces bueno

http://www.nba.com/celtics/photogallery/20141019-BOSBKN
Brooklyn Nets y Boston Celtics se vieron enfrentados en un partido de preseason. El motivo del cual no fue otro que calentar motores para el inicio de la  regular season, y sin embargo, ese encuentro ya ha pasado a la historia: el partido fue más corto de lo habitual. Eso aconteció porque se recortó un minuto a cada cuarto disminuyendo de este modo el tiempo de juego a 44 minutos. Se puso a prueba una idea con la que el comisionado ha querido experimentar.

Jugadores como LeBron James manifestaron su opinión respecto al suceso, pero es que en realidad se contemplaban cantidad de posibilidades en cuanto a lo que podría ser la NBA si los partidos empezaran a tener cuatro minutos menos. Un estudio previo al encuentro constataba que si los partidos de la NBA fueran de 11 minutos por cuarto, James jugaría antes de postseason un total de siete partidos menos. Es decir, los minutos que estaría obligado a descansar, equivaldrían a los minutos que juega en siete partidos con los cuartos de 12 minutos. En consecuencia, LeBron declaró que en vez de aplicar esta medida, preferiría campañas de menos partidos.

Si hacemos memoria, cuando Adam Silver empezó con su comisionado, una de las modificaciones que estaba barajando era la de acortar los cuartos. Ahora, vemos que en la primera preseason que está en el mandato de la Liga, la pone en práctica. A su favor, tuvo a ‘King James’ de acuerdo con él. Es normal que se nos haga raro un cambio de tal magnitud o incluso que seamos un poco reacios en cuanto a ello. ¿Pero qué nos dirían los que vivieron la aplicación de la línea de triples?

La NBA, junto con el baloncesto, evoluciona al paso del tiempo. Acuerdo con las razones de los jugadores, la disminución de un minuto por cuarto seguramente sería positiva. En contra, la comparación estadística de los jugadores entre el antes y el después de la aplicación de los partidos de 44 minutos, se debería tener muy en cuenta. Quizás, históricamente, no podríamos comparar jugadores antiguos con los actuales ya que su juego estaría condicionado por la cantidad de minutos jugados. Particularmente no estoy de acuerdo con recortar. Paradójicamente, me gusta que la NBA plantee modificaciones de tal magnitud.

Siempre se tendrá en cuenta a Bill Russell, Kareem Abdul-Jabbar, Julius Erving y Michael Jordan. Sean de la época que sean. Los cambios, continuarán. Algunos los recordaremos de buen grato (la línea de tres); otros como pasajeros (el recorte de minutos). Y a su pesar, nuestros referentes siempre serán los mismos. Estos no cambian con el devenir de los días. Al fin y al cabo, son ellos quienes ponen la magia, no el tiempo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada